Conoce el museo de Dolores Olmeda (la noria Xochimilco)

La Noria Xochimilco Museo Dolores Olmedo - Adolfina Balmori Barro

El Legado de Diego Rivera y Frida Kahlo permanece vigente en la hacienda de Dolores Olmedo

La finca de Dolores Olmedo por lo general es pasada por alto por los turistas. Olmedo compró la hacienda colonial del siglo XVI en 1962 y vivió ahí hasta su muerte en 1962.

Es importante recalcar que el lugar con 5 edificios tiene una gran colección privada de Diego Rivera.

Olmedo conocía a Rivera desde los 17 años cuando Rivera le pidió permiso a la madre de Dolores hacer algunos dibujos de su hija.

Así fue como Diego Rivera y Dolores Olmeda se hicieron amigos y ella consiguió hacer una de las colecciones privadas más grandes del artista.

Les muestro 6 razones para agregar el Museo Dolores Olmedo a su itinerario por la Ciudad de México:

1- El entorno en sí mismo vale mucho la pena

Esta casa propiedad de Dolores Olmedo era conocida antiguamente como la Hacienda la Noria Xochimilco. Los terrenos de la propiedad son mega impresionantes así como la misma villa.

En el lugar podrás encontrar una gran variedad de aves, incluyendo patos, gansos y pavos reales. Demasiados pavos reales. Interesante sin duda observar la majestuosidad de estas hermosas aves.

La finca tiene a sus alrededores amplios jardines con muchas diferentes plantas y flores de la región: dalias, buganvillas y colosales agaves azules.

2- Los perros Xolos

La Noria Xochimilco Museo Dolores Olmedo - Adolfina Balmori Barro

Curiosamente a Dolores le encantaban los perros Xolos o Xoloitzcuintli, que son estos caninos completamente sin pelo, arrugados y un poco feos.

Su nombre proviene del náhuatl, la lengua de los aztecas y es una combinación de dos palabras: “Xolotl”, el nombre del dios azteca del rayo y la muerte, e “itzcuintli”, que significa perro.

Según la creencia azteca, la raza fue creada por Xolotl para proteger a los vivos y guiar las almas de los difuntos a través de los peligros de Mictlán, el inframundo de la mitología azteca.

Lo creas o no, los tan feos y tiernos caninos eran un manjar que disfrutaban los conquistadores españoles, que se los comieron hasta el borde de la extinción.

3- Puedes admirar obras de arte de Frida Kahlo

La Noria Xochimilco Museo Dolores Olmedo - Adolfina Balmori BarroUna de las mejores cosas del museo es que puedes ver las obras surrealistas de Frida Kahlo.

Precisamente en una sala separada en la hacienda encontrarás varias obras pequeñas de la artista. Y aunque a Dolores Olmeda no le importaba mucho la trayectoria de Kahlo, si compró alrededor de 25 pinturas a petición expresa de Diego Rivera (esposo de Frida Kahlo) para mantener las obras de la artista en México.

Uno de los vestidos nativos de Frida, Tehuana, se asoma de un estuche de vidrio en la esquina.

Cabe señalar que las obras de Frida viajan con frecuencia. Dos de las obras más famosas de Frida, La Columna Rota y Autorretrato con mono, son de las que más viajan.

>> Te recomendamos leer más sobre Frida Kahlo aquí.

4- El museo cuenta con la mayor colección de Diego Rivera en todo el mundo

En las salas de la casa principal de la hacienda podrás encontrar una gran galería que muestras muchas obras de diferentes épocas del artista Diego Rivera.

Lo bueno es que están organizadas por orden cronológico, la exhibición comienza con las primera obras del artista hasta el estilo impresionista y cubista.

Las preciadas piezas de la colección precolombina de Olmedo se distribuyen entre las salas del museo, como resultado de su relación con Rivera, cuya pasión por estos artefactos es tan legendaria como el propio hombre.

Una pared entera contiene efigies conocidas como perros de Colima, representaciones de Xolos en terracota, un accesorio esencial que se encuentra enterrado en tumbas antiguas en todo el noroeste de México.

Como se mencionó, estos tótems fueron usados para proteger y guiar el espíritu del difunto a través de los peligros de Mictlán, el Reino de los Inútiles, o para continuar sirviendo a sus dueños en la otra vida.

En una sala que en su día fue la capilla de la hacienda, se encuentran bocetos conceptuales preliminares para murales que ilustran la extensa planeación que se requiere para estas obras de gran envergadura.

Un fresco móvil, Frozen Assets, que Rivera hizo para el MoMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en 1931, que fue su comentario sobre el capitalismo y su desigualdad.

El horizonte está compuesto por rascacielos de la ciudad de Nueva York, el Daily News Building, el Bank of Manhattan Building, el Rockefeller Building y el Chrysler Building, entre otros.

Una estructura de acero y cristal llena de decenas de hombres durmientes, o posibles cadáveres (los “activos”), son vigilados por un guardia. Debajo de todo esto hay una bóveda de banco con un hombre sentado en un banco, esperando para examinar sus ganancias.

La última galería contiene una serie de puestas de sol pintadas desde el balcón de la casa de Olmedo en Acapulco.

5- Conoce las piezas de Arte Popular

La galería que alberga esta colección lleva el nombre del curador Fernando Gamboa. Llena de artefactos adquiridos por Olmedo de diversas regiones de México, la colección de arte folklórico es considerada como una de las más importantes del mundo.

En la década de 1920, cuando las raíces de México eran mayormente rurales, el movimiento de artesanías populares se generalizó y fue parte de la nueva definición de identidad nacional.

Se pueden ver obras maestras en vidrio, cerámica, papel maché, madera y estaño, técnicas folclóricas transmitidas de generación en generación por los artesanos del pueblo.

6- Termina la visita

El Día de los Muertos es una fiesta popular para que las familias recuerden y celebren a sus antepasados, y Doña Lola era conocida por sus elaboradas ofrendas, “ofrendas” dedicadas a los difuntos. Olmedo exploró nuevas formas de incorporar lo tradicional al mundo del arte contemporáneo.

El tema en esta parte del museo, cerca de la entrada y la tienda de regalos, varía de año en año, El Mundo de Los Muertos. La exposición te lleva en un viaje a través del legado funerario de las civilizaciones a lo largo de la historia: Babilónico, egipcio, chino, nórdico y maya, con un sacerdote que realiza un sacrificio humano encima de un templo.

Ubicación, costos y horarios del Museo Dolores Olmedo

Ubicación

Av. México 5843. La Noria, Xochimilco. CP. 16030. México, DF.

Horario:

Martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.*
*Cierre de taquilla: 17:30 hrs.

Costos

Público nacional $50.00 pesos
Público extranjero $100.00 pesos
Maestros y estudiantes $25.00 pesos
INAPAM y menores de 6 años: $5.00 pesos